Real de Sotillo

Centro Residencial para Mayores

Servicios especializados


RESIDENCIA REAL DE SOTILLO incluye entre sus servicios unidades o programas de atención especializada para personas mayores con algún perfil determinado. Existen las siguientes unidades o servicios:

  • Estancias Temporales: Están destinadas a dar respuesta a las necesidades de atención originadas por circunstancias transitorias de carácter personal o familiar, con una duración variable en función de la incidencia de motivos sociales, de salud o de respiro familiar. Se integrarán de manera normalizada en la vida del centro y participarán en sus actividades con un régimen de estancia similar al de los demás residentes, con las indicaciones específicas que se contemplen en su propio Programa Individual de Atención (PIA).
  • Unidades de Atención de Alzheimer y otras Demencias: Unidades destinadas a atender a personas con demencia en grado avanzado tipo Alzheimer, que puedan ocasionar alteraciones de la convivencia en el entorno residencial normalizado, precisando una atención más especializada. Estas unidades están integradas en la propia Residencia, participando de las actividades, y estando, en todo caso, a lo que se contemple en el PIA de estas personas usuarias.
  • Unidades de Trastornos de Conducta: Estas Unidades están destinadas a la atención integral y específica de personas con trastornos mentales crónicos y/o personas con demencia, que presenten alteraciones conductuales que les impide continuar en el medio residencial habitual.
  • Unidades o programas sociosanitarios de atención especializada: destinadas a atender a personas que por su estado de salud o su situación personal, requieran cuidados especiales y deban desarrollarse con la participación de los servicios de salud del sistema público.
  • Unidades de cuidados paliativos: están especializadas en el abordaje global de los residentes en situación terminal o con deterioro severo bien por causa oncológica como por demencias muy evolucionadas. Las unidades de cuidados paliativos están enfocadas a aquellos pacientes cuya enfermedad no responde a ningún tratamiento curativo y se han agotado las posibilidades médicas de estabilización de la enfermedad de base. El objetivo es controlar los síntomas que producen sufrimiento como: dolor, estreñimiento, vómitos, ahogo o agitación terminal y conseguir la mejor calidad de vida atendiendo los problemas médicos, psicológicos, familiares y espirituales desde una actitud compasiva y de empatía con el enfermo.